Category Archives: clase de infantil

¿Cómo mejorar la fluidez lectora en la clase de infantil y primaria? Cantando, naturalmente.

Jolly MusicHace 2 años tuve que hacer las prácticas en un colegio y elegí hacerlas en un primer curso de primaria porque me llamaba mucho la atención el proceso con el que los niños aprenden a leer. Pues, me acuerdo que mi tutora me dijo que en estos primeros años, más que lectura comprensiva, lo principal era que los niños afianzaran la mecánica de la lectura, es decir que aprendiesen a juntar correctamente letras en sílabas y sílabas en palabras. Y es precisamente por eso que en estos primeros años de escolarización muchos maestros aconsejan la lectura en voz alta en casa también: un ejercicio útil para todos los idiomas.

La semana pasada estaba en mi clase de inglés con niños de 3ro de primaria a los que les encanta cantar. Por eso nos metimos en la página del British Council donde hay un montón de vídeos de canciones con sus respectivas letras. Elegimos una que les llamó la atención y nos pusimos a ver y escuchar. Poco a poco, empezamos a leer en alto: 1 vez, 2 veces, 3 veces… Luego paramos el vídeo en cada linea y las íbamos leyendo en voz alta además de cantarlas (+2 veces). Finalmente volvimos a ver el vídeo sin interrupciones, cantando a la vez.

Mientras observaba a mis alumnos tan concentrados y sobretodo tan bien dispuestos a leer una y otra vez las letras de esa canción, me di cuenta de lo que estábamos logrando: practicar la mecánica de la lectura, sin aburrirnos. Y hablo en plural, porque siendo honesta, escuchar a los niños leer de sílaba en sílaba es una tortura, imposible negarlo. Nadie se entera de lo que se está leyendo, todos se distraen, y al final ¿qué conseguimos? Que nuestros alumnos no disfruten de algo tan imprescindible como es leer.

Así que me fui a casa pensando: si nadie lo hace en clase ¿estaré loca? Porque a veces nos dejamos llevar por lo que hace todo el mundo, y cuando crees haber descubierto algo brillante, pero no tan popular, la duda se te insinúa.

Por suerte, el año pasado repasamos el método científico entre cuyas fases se contempla buscar publicaciones y estudios sobre el tema a investigar y ¿lo adivináis? Encontré muchas evidencias de que no he sido la única en intuir que el Karaoke puede ser un instrumento valioso en clase.

Por ejemplo, la editorial Cambridge University Press tiene una página en la que ha publicado canciones y vídeos que mencionan el vocabulario de los tests YLE, Starters y Movers. Se llama Sing and Learn.

En la página de la editorial Scholastic hay el post de una maestra de EEUU que nos cuenta un poco su experiencia con la música para mejorar la fluidez lectora de sus alumnos, los cuales están deseando leer. Ella primero lee las letras con sus pupilos y luego escuchan la canción. Yo personalmente prefiero primero enganchar a los alumnos con la melodía y luego centrarnos en las letras. Pero como siempre cada aula es un mundo.

También os quería mencionar el programa Jolly Music©  que está empezando a implantarse en España gracias a los cursos de formación que imparte Beki Wilson.

Por último os dejo unos artículos académicos para que podáis justificar en todo momento vuestras prácticas docentes alternativas 😉

Advertisements

Leave a comment

Filed under Canciones en inglés - songs, clase de infantil, English for Children, English for kids, Fun English, Listening skills, reading skills - leer, Uncategorized

Past simple questions ¿qué hiciste este verano?

¡Hola a todos! ¿Qué tal la vuelta? Pues espero que menos dura de lo que os esperabais 🙂

Como los primeros días sirven para calentar motores y repasar lo visto y lo conocido, hoy os traigo una idea para revisar (o introducir) el pasado simple de forma amena. Pues es un juego inspirado en el más clásico ¿Quién es quién? adaptado para hablar de las típicas actividades y pasatiempos del verano.

Para jugar se necesitan imágenes de estas acciones; por ejemplo, yo tenía en casa un juego de Usborne que se llama Holiday Snap donde vienen 4 juegos de 13 cartas cada uno (en la foto), pero se pueden usar otras también, con o sin texto.

DSC_0073.jpg

Cada equipo o jugador tiene que tener las 13 cartas mirando hacia arriba. A parte, hay una baraja con las mismas cartas, pero mirando hacia abajo, de la cual cada equipo elegirá una sin enseñarla.

El juego consiste en intentar adivinar qué carta ha pescado el equipo adversario y para conseguirlo los niños irán preguntando, por ejemplo: Did you go cycling last summer?’

Si en la carta del equipo 2 no aparece el elefante en bicicleta, los niños dirán: ‘No I/we didn’t.’ y el equipo 1, que hizo la pregunta, dará la vuelta a su carta con el elefante en bici. Si de lo contrario en la carta del equipo 2 aparece el elefante en bicicleta, los niños dirán: ‘Yes  I/we did.’ y el equipo 1 ganará un punto.

Es una actividad muy sencilla y repetitiva y por lo tanto se consigue que los niños aprendan o repasen la estructura gramatical y los verbos rápidamente, casi sin esfuerzo porque esencialmente están jugando.

Además les dará un poco de alivio, que ellos también estaban mejor de vacaciones 😉

P.D. Si estáis buscando clases de inglés en Madrid, la semana que viene empezamos con un grupo de 5 años en la calle Espronceda 28 —> Aquí toda la información.

Más juegos aquí y aquí

Quieres saber cómo introducir el inglés en la vida de tu hijo de forma amena y sin rechazos? Te recomiendo mi libro MI HIJO HABLA INGLÉS – GUÍA PARA PADRES, disponible en formato digital para kindle en Amazon, para iPhone en iBooks y en Kobo  que contiene más consejos sobre como ayudar a tu hijo a aprender inglés.

Leave a comment

Filed under clase de infantil, English for Children, English for kids, flash cards games, Fun English, Inglés para niños, juegos de mesa en inglés

ABP – La compra: mucho vocabulario, expresiones coloquiales en inglés y ¿por qué no? ¡Matemáticas!

DSC_0003Hoy os voy a hablar de una actividad que podría tranquilamente insertarse en lo que se denomina ABP, es decir Aprendizaje Basado en Proyectos o, en inglés, Project-based Learning.

Os invito a investigar más sobre esta metodología activa aunque, para que tengáis una idea, os anticipo que se consideran “Proyectos de aprendizaje las estrategias metodológicas que partiendo de necesidades e intereses de los estudiantes, brindan la oportunidad para construir un aprendizaje significativo e integrador tomando como punto de partida la planificación y aplicación de actividades didácticas globalizantes que se trabajan mediante la elaboración de proyectos que dan respuesta a problemas de la vida real.” Con estas premisas se puede afirmar que mercado en inglés es una actividad completita y sobretodo adaptable a cualquier curso, desde infantil hasta primero de la ESO.

Montando un mercado en el aula, o en casa, los niños van a utilizar las 4 habilidades – skills: reading, writing, speaking and listening – además de practicar gramática y aprender vocabulario de forma más amena. Se pueden trabajar todos tipos de tiendas, productos comestibles y/o no comestibles, contenedores, cantidades (gramos, litros y metros y conversiones), números enteros y decimales (sumas, restas y multiplicaciones), fracciones (un cuarto de ese queso, por favor), dinero, etc. Es más, se pueden escribir carteles para las diferentes tiendas, para las ofertas del día, para los nombres de los productos, listas de la compra, anuncios, etc.

Con respecto a la gramática podemos usar some, any, a few, a little, las preguntas como have you got…? Los modales como por ejemplo can you..?, can I…?, could, would… Expresiones claves como I’d like…, how much/ how many, how much is it? Las formas de cortesía más usadas como excuse me, sorry, no thanks y thank you, may I help you? y, para terminar expresiones coloquiales en inglés como por ejemplo Here you are, see you soon, etc.

Os lo cuento porque en el mes de junio estuve trabajando algo de vocabulario de fruta y verdura con una niña de 2do de infantil y me asombró el hecho de que al cabo de una semana, después de la primera sesión jugando al mercado, al repetir la actividad por la segunda vez ya se acordase de las plums, ciruelas, unas frutas que nunca nadie sabe decir en inglés.

DSC_0004Pues bien, la tarea fue sencilla: empecé con una ficha para colorear que sirve para trabajar las medidas, big, medium-sized and small,  en la que aparecían varios grupos de 3 frutas o 3 verduras del mismo tipo, uno de tamaño grande, uno mediano, y uno pequeño como podéis ver en la foto. Si os fijáis, algunos elementos fueron coloreados con colores que no suelen ser representativos de esos tipos de hortalizas: la razón es muy sencilla, reduce de las clases de didáctica de las artes plásticas, me dio un ataque de realismo Montessori, y empecé a enseñarle fotos de todas las variantes de colores de frutas y verduras que existen (peras, patatas, ciruelas..), y bueno… Mi alumna aprovechó esa lección también 🙂

Después, cuando terminó de colorear toooodas la piezas (tardamos 3 o 4 clases), recortamos la ficha y, con la caja y el dinero de juguete que tiene entre sus juegos, montamos la frutería. Fue así, cuando a ella le tocó ser la clienta, que me di cuenta de lo acertado que es el ABP ¡Me pedía los productos en inglés con una soltura increíble!

Al mismo tiempo aproveché la actividad para repasar los números de 1 a 10 usando los euros de plástico, aunque lo más interesante de todo fue enseñarle la correspondencia entre los €, los dedos y los números; ver como iba entendiendo que un billete de 10 equivalía a dos de 5 mostrándole las 2 manos y también trabajar las restas con el cambio y los dedos.

En fin, recomendaba esta actividad hace 10 años y sigo recomendándola porque a todos les encanta y, solo por poner tanto interés, aprenden.

¡Por cierto! En septiembre empezamos las clases extraescolares en Chamberí-Nuevos Ministerios en Madrid. ¿Le apuntas?

Quieres saber cómo introducir el inglés en la vida de tu hijo de forma amena y sin rechazos? Te recomiendo mi libro MI HIJO HABLA INGLÉS – GUÍA PARA PADRES, disponible en formato digital para kindle en Amazon, para iPhone en iBooks y en Kobo  que contiene más consejos sobre como ayudar a tu hijo a aprender inglés.

 

 

 

 

Leave a comment

Filed under clase de infantil, English for Children, English for kids, Fun English, Inglés para niños, Maths for preschoolers

Cuánto se tarda en… Medimos el tiempo en inglés

HowLOngDoesItTakeEn junio de 2009 compré este libro finito, cuyo título es How Long Does it Take?, para practicar esta pregunta que resulta ser poco popular entre los estudiantes de inglés de  las clases de infantil y primaria.

Según mi experiencia, cualquier niño que tenga un nivel mediamente bueno de inglés te dirá ‘how much time do you need to…’ traduciendo literalmente del castellano. Esto pasa precisamente porque How long y How much no se suelen enseñar tan pronto como las más famosas What, When, Where, Who, Why and How.

¿Donde está el problema? El problema es que, como sabemos, para recordar las expresiones tenemos que usarlas, por eso, si empezamos pronto, tendremos más oportunidad y tiempo para practicar.

Por esa misma razón mis alumnos de infantil y primer ciclo de primaria (sé que la LOMCE borró los ciclos del mapa, pero es para que nos entendamos) siempre practican How long y How much con actividades lúdicas y muy entretenidas que favorecen su uso y memorización.

El libro ciertamente fue, y sigue siendo, una fuente de inspiración importante: en él se muestran diferentes versiones de actividades cotidianas, como prepararse para ir al cole, juegos en el patio, carreras, prepararse para ir a la cama etc., que les ayudan a pensar en la cantidad de tiempo necesaria para hacer cada una y también para determinar en cada cuál se tarda más y menos tiempo.

Ahora bien, lo que se necesita en el aula o en casa para practicar la pregunta How long does it take to… es un cronómetro (lo encontráis en vuestro móvil o smartphone) y, si queréis apuntar los tiempos, un soporte para escribir. A seguir, vamos proponiendo a los niños algunas tareas sencillas como por ejemplo:

– How long does it take to jump 20 times?

– How long does it take to say the English alphabet?

– How long does it take to say “I can speak English” 10 times?

– How long does it take to pile up all your books?

– How long does it take to take everything out of your schoolbag and then put it back in?  

 

y las cronometramos. Si tenemos más de un niño vamos midiendo y apuntando los resultados de cada uno. Podríamos incluso aprovechar la actividad para introducir las expresiones faster / slower than or the fastest / slowest, mientras que si tenemos sólo 1 alumno/hijo se le puede decir de repetir una misma actividad pero de una forma distinta: How long does it take to jump/ run/crawl/ from here to there? or How long does it take to zip up / button up your jacket? etc.

Son experimentos sencillos pero significativos para ellos y por eso generan un aprendizaje más profundo y difícil de olvidar. Os lo garantizo 😉

Además ¡se lo pasan pipa!

Quieres saber cómo introducir el inglés en la vida de tu hijo de forma amena y sin rechazos? Te recomiendo mi libro MI HIJO HABLA INGLÉS – GUÍA PARA PADRES, disponible en formato digital para kindle en Amazon, para iPhone en iBooks y en Kobo  que contiene más consejos sobre como ayudar a tu hijo a aprender inglés.

—> I’d like to read this post in English!

 

Save

Save

Save

Save

Save

Leave a comment

Filed under ABP - PBL, Aprender a aprender, Ciencia, clase de infantil, Educación, English for Children, English for kids, Fun English, Inglés para niños, Juegos para el patio en inglés, libros en inglés, Maths for preschoolers

¡Jugando se aprende inglés! Y mucho más…

DSC_0143Estamos a final de curso, por lo menos aquí en España, y por lo tanto en muchos colegios se acercan días de relajación después de los últimos controles. Son días que los maestros dedican a películas, juegos, actividades de carácter más lúdico para que los niños afiancen los conocimientos y las habilidades adquiridas a los largo del curso.

Por eso, por si alguien quiere aprovechar el tiempo y necesita ideas para estas últimas dos semanas, hoy os voy a hablar de un juego de mesa que suele arrasar en mis clases y que se puede usar en diversas etapas de infantil y primaria.

El juego se llama Rhyme Robber y lo produce Orchard Toys, mi marca de juegos en inglés favorita, de la que ya os he hablado  en este otro post sobre juegos de mesa (o de suelo). Rhyme Robber es muy útil para que los alumnos desarrollen la capacidad de reconocer sonidos, es decir para que desarrollen los más famosos listening skills que tanto amargan la vida a muchos adultos a la hora de darle un sentido práctico al inglés aprendido en los libros, como os contaba en este otro post.

En la caja del juego vais a encontrar 4 personajes, niños vestidos de ladrones que llevan un saco, 48 cartas circulares en las que vienen los dibujos y las palabras correspondientes y una tabla que representa esas mismas 48 cartas organizadas en grupos de 4 palabras que riman entre ellas y escritas con el mismo color.

Tabla de palabras

Se mezclan las cartas, se distribuyen 2 a cada jugador, sin que los demás las vean, y otras 4 se ponen en el centro de la mesa mirando hacia arriba para que todos las puedan ver. Las demás cartas se colocan apiladas en 1 o 2 columnas y mirando hacia abajo.

El jugador más joven empieza comprobando si entre las cartas que le ha tocado hay por lo menos una que rime con otra de las que están puestas en la mesa. En el caso de que la tenga, la puede coger diciendo hat rhymes with bat; tiene que poner las dos en su saco y finalmente cogerá otra de las que están apiladas. Si no tiene ninguna carta que rime con las del centro de la mesa, deja una de sus fichas al centro y coge otra de las apiladas. Los jugadores tienen que tener 2 cartas en sus manos, en todo momento.

Después, el turno pasa al segundo jugador, el cual, no solamente tiene la posibilidad de coger la carta que rima entre las que están puestas en el centro, sino que también puede ‘robar’ una ficha al compañero, en el caso de que tenga una palabra que rime con las que están en el saco del otro jugador. Se sigue así hasta terminar las 48 fichas. Gana el que ha robado más palabras.

Ahora bien, esta versión del juego está muy bien para los niños de infantil y primero de primaria, siempre y cuando haya un adulto que les ayude con la lectura de las palabras y que les llame la atención sobre los sonidos que riman, aunque los diferentes colores ayudan bastante. Os aviso también de que eso de ‘robar cartas’ a los más pequeños no les hace ninguna gracia, así que os sugiero que respetéis sus deseos, sin obligarle a ceder cartas, para no generar conflictos ya que el objetivo último es aprender y practicar inglés.

IMG_20170611_170802.JPG

Cuando los niños sean un poco mayores y ya controlen bien el juego, se les puede proponer una ampliación que además de los listening skills les va a hacer desarrollar todas las demás habilidades.

Simplemente se trata de elegir uno o más rhyming books para dejar que busquen las palabras que riman y que las escriban en círculos de papel como os enseño en la foto.

Los rhyming books que os aconsejo, simplemente porque tienen éxito entre mis alumnos, son los del Doctor Seuss, el autor de Green Eggs and Ham, The Cat in the Hat, One Fish Two Fish Red Fish Blue Fish, The Lorax, Horton Hears a Who! y muchos más; y los de Julia Donaldson, la autora de The Gruffalo, What the Ladybird Heard, Room on the Broom, The Snail and the Whale y A Squash and a Squeeze, entre otros.

Os dejo los enlaces a las páginas de Orchard Toys, Seussville y Julia Donaldson para que podáis entreteneros en sus maravillosos mundos.

Más sobre aprender inglés sin abrir libro.

Quieres saber cómo introducir el inglés en la vida de tu hijo de forma amena y sin rechazos? Te recomiendo mi libro MI HIJO HABLA INGLÉS – GUÍA PARA PADRES, disponible en formato digital para kindle en Amazon, para iPhone en iBooks y en Kobo  que contiene más consejos sobre como ayudar a tu hijo a aprender inglés.

–> I’d like to read this post in English

Save

Save

Leave a comment

Filed under clase de infantil, Educación, English for Children, English for kids, Fun English, Inglés para niños, juegos de mesa en inglés, libros en inglés, Listening skills, Phonics - fonética, reading skills - leer, writing skills - escribir en inglés

Cómo usar las tarjetas – flashcards – con los pequeños

Smarty-Kids-Flash-CardsFlashcards, tarjetas… Son unas cartas que llevan impresas una palabra y/o una imagen en una o en las dos caras. Los profes las usamos en clase porque son especialmente útiles para enseñar un idioma extranjero sin recurrir a la lengua materna de los estudiantes, así como lo explico en la guía Mi hijo habla inglés.

Así que eres un profesional de la enseñanza, o una madre, o un padre, recién aterrizado en el mágico mundo del aprendizaje y te han aconsejado hacerte con esas tarjetas porque, te han dicho, ayudan a cautivar la atención de los niños durante la clase. Pues, ¡bien! Te fuiste a la tienda a comprarlas y… ¿Ahora qué?

A veces, en particular al principio del año escolar, cuando enseño a mis alumnos las flashcards, se  emocionan mucho y siempre hay alguien que literalmente me suplica por cogerlas y tenerlas en su propias manos. Suelo dárselas porque siempre tengo curiosidad de ver cómo las van a utilizar. En general los niños suelen repetir lo que han aprendido en el cole y a veces me enseñan juegos o canciones interesantes que puedo reutilizar, pero, desde luego, cuando se trata de las tarjetas, siempre pasa lo mismo: el niño que tiene las cartas se sienta quieto y con expresión muy seria, espera a que todos los demás estén en silencio y atentos, y empieza enseñarlas, una a una y muy despacio, preguntando “What’s this?” “¿Qué es esto?”.

Si te encuentras en un aula con todos los pupitres distribuidos en filas sin mucho espacio para moverse, me imagino que ese sería la manera más obvia de utilizar las tarjetas. Aún así, creo que valga la pena explorar unos ‘juegos’ algo más cautivadores que podrías usar para acelerar el proceso de aprendizaje de tus alumnos o hijos.

Así que hoy te voy a presentar una lista de Flashcards Games para niños que todavía no saben leer:

Flash! Rapidísimo!

Elige las cartas que vas a querer usar y ponlas de manera que los niños no puedan ver que hay en ellas. Coge una carta y dale la vuelta muy rápido, para que los niños solo tengan el tiempo de echarle un vistazo antes de que tapes la imagen otra vez. Pregunta qué había en la carta y, si nadie sabe contestar, da la vuelta a la carta otra vez, esta vez un poco más despacio. Repite hasta que alguien te de la respuesta exacta. Una vez que los niños hayan entendido cómo funciona el juego, les puedes dar una carta a cada uno para que repitan el ejercicio.

Slowly! Despacio!

Como te puedes imaginar este juego funciona exactamente al revés que el anterior. Elige las cartas que vas a querer usar y ponlas de manera que los niños no puedan ver que hay en ellas. Coge una y gírala muuuuuuyyy despacio, de manera que los niños tengan que prestar mucha atención para descubrir que hay en ella. Otra vez, una vez que los niños hayan entendido cómo funciona el juego, les puedes dar una carta a cada uno para que repitan el ejercicio.

Point to…! Señala el o la….!Walk to…! Anda hacia el o la…!

Date un paseo por la clase/ salón y, mientras tanto, ve pegando las cartas del día en las paredes de tu aula/ casa. Al mismo tiempo pide a los niños que nombren lo que ven en las cartas, y si no se lo saben, se lo puedes sugerir. Puedes hacerlo en voz baja, tapándote un poco la boca con la mano, sí, como cuando de pequeño te sabías la respuesta y se la querías sugerir a un compañero sin que el profe se enterara, igualito. Vas a ser testigo de un milagro 🙂 Una vez revisado como se llama cada cosa que hay en las diferentes cartas que ya tienes pegadas a la pared, tienes que decir: “Point to the carrots!”, por ejemplo, y los niños tienen que señalar la carta con las zanahorias.

La versión Walk to…! permite a los niños levantarse y moverse para ir a tocar la carta. Es seguramente más divertido para ellos, aunque te aconsejaría preparar por lo menos tres juegos de las mismas cartas para evitar una avalancha de 24 niños (o más) tirando y empujando ( y gritando, y llorando :o) )  para tocar, y plausiblemente destrozar, la única carta que representa las zanahorias.

What’s missing?

Cuelga unas tarjetas en la pizarra, o en la pared, y pídele a los niños que vayan nombrando lo que hay en las cartas mientras las cuelgas. Luego diles: “Close your eyes!” – “¡Cerrad los ojos!” – y mientras los niños estén con los ojos cerrados, quita una carta y diles “Open your eyes! What’s missing?” – “¡Abrid los ojos! ¿Qué falta?” – y deja que adivinen la palabra que corresponde a la carta que quitaste. La parte más divertida de este juego es que la segunda vez que les digas de cerrar los ojos, los niños intentarán hacer trampa. Lo que sigue es una comedia: fingiendo enfadarte y sorprenderte al mismo tiempo, empieza a llamar por su nombre a cada tramposillo recordándole de cerrar los ojos de verdad y verás que fácil es a veces hacer feliz a un niño.

P.D.Evidentemente seguirán haciendo trampa, pero tú sigue con el ejercicio, porque tu objetivo es revisar vocabulario de forma amena.

Kim’s game

En este juego hay que colgar 8-10 cartas en la pizarra, repasando, mientras lo haces, cómo se llama lo que está representado en ellas. Luego puedes dejar a tus alumnos 1 minuto o, incluso menos, para que se fijen e intenten memorizar cuantas más cartas posibles. Pasado ese tiempo, descuelga todas las cartas de una vez y pide a los niños que te nombren los objetos que había en ellas. Mientras te van diciendo las que se acuerden, repite las palabras y vuelve a colgar las cartas correspondiente según el orden en que se mencionan.

Flashcard chain

Para este juego tendrás que sentarte en un círculo con lo niños. Pasas la primera carta, suponiendo por ejemplo que haya la imagen de una pizza en ella, al niño que tienes al lado y, mientras,  le preguntas “Do you like pizza?” – ¿Te gusta la pizza? – animando al niño para que te conteste “Yes, I do” o “No, I don’t”. Después de contestar, el primer niño pasa la misma carta con la pizza al siguiente, preguntándole lo mismo y así la actividad sigue hasta completar el círculo. Una vez que el último niño haya respondido, puedes introducir otra carta. Cuando ya veas que todos los niños han entendido el juego y saben preguntar y contestar, para acelerar la actividad, podrías introducir la siguiente carta un poco antes de que la otra haya llegado al último niño.

Este juego es bastante flexible porque puedes elegir diferentes tipos de preguntas, según el tema que estés explicando en clase. O, incluso puedes cambiar las preguntas por frases, como por ejemplo “I like chocolate” I don’t like cheese” “I would like…” “I can..” ” I have got…” etc.

Otra opción sería darle a cada niño una carta diferente y que el primer niño diga “I like cheese” enseñando bien la carta que tiene (que se supone representa un queso). El segundo, que a lo mejor tiene la carta con la lechuga, dirá “I like cheese and lettuce”. El tercero, que imaginemos tiene una carta con el jamón dirá “I like cheese, lettuce and ham”. El juego sigue hasta que el último niño del círculo haya mencionado todas las cartas.

¡AVISO!

Siempre hay que esperarse algo de confusión la primera vez que presentas la actividad a un grupo de niños, y esto vale como regla general, porque, como dicen el refrán, la práctica hace al maestro, y los niños necesitan mucha. Así que, cada vez que se repita, la actividad se llevará a cabo más tranquila y ordenadamente. Además, cuanto más se ajuste a las características y necesidades de tus niños, más fluida.

¡A jugar! 😀

Si quieres consejos sobre qué cartas comprar, aquí tienes mis recomendaciones.

Más ideas y consejos  sobre como tu hijo puede aprender inglés están en mi libro, disponible en  amazon.es,  iBooks  y Kobo

–>I’d like to read this post in English

Save

2 Comments

Filed under clase de infantil, creatividad, Educación, English for Children, English for kids, flash cards games, Fun English, Inglés para niños

Jolly Phonics – ¿Les enseñamos a leer y a escribir en inglés de verdad?

Durante los últimos 2 años he estado impartiendo clases a unos niños que encontraban mucha dificultad a la hora de leer y escribir correctamente. Como consecuencia, y no obstante al principio de su carrera escolar se habían esforzado mucho, sus resultados académicos no eran nada satisfactorios. Cuando empecé a darles clases para resolver estos problemas, su autoestima era inexistente; no tenían ningún injolly phonics diplomaterés en aprender inglés y, por el hecho de haber experimentado el fracaso tanta veces, ni intentaban escribir correctamente. Naturalmente tampoco le hacía ninguna ilusión leer.

Para intentar resolver esta situación complicada, y muy delicada al mismo tiempo, decidí optar por volver a empezar por los phonics: pensé que si los niños hubiesen aprendido a descodificar una palabra indentificando los sonidos que la componen, habrían tenido por lo menos una herramienta que les ayudaría a escribir esa palabra correctamente. Además, aprendiendo a leer correctamente esa palabra, iban también a ser capaces de reconocerla oyendola, y esto hubiera mejorado su capacidad de aprender en general, porque si entiendes lo que te están diciendo en otro idioma puedes seguir una clase, participar y adquirir más conocimiento.

Pues, sí que funcionó. Después de unas pocas sesiones de phonics, empezaron a obtener resultados más positivos en los exámenes, su autoestima ‘resurgió de las cenizas’ y hasta empezaron a leer con más gusto e interés.

Pero ¿qué son los phonics?

Cada letra del alfabeto produce un sonido. Las combinaciones de diferentes letras generan ulteriores sonidos como por ejemplo ‘th’, ‘sh’, ‘oo’ o ‘ee’. Las palabras están hechas combinando todos estos sonidos de izquierda a derecha.

Podéis encontrar más detalles aquí.

Lo que más me gusta de esta manera de enseñar a leer y a escribir es el hecho de que los niños adquieren una herramienta de descodificación que van a poder utilizar con cualquier palabra que encuentren o escuchenl. Utilizar los phonics potencian su capacidad de razonar, cosa que es exactamente lo que tendríamos que perseguir como educadores: niños capaces de razonar y pensar.

Para investigar un poco más sobre el tema, y especialmente entender qué orden seguir en la presentación de los sónidos, el pasado mes de junio fui a clase para aprender el método Jolly Phonics.

Es un método que recomiendo a todos, padres y profesores, porque la cantidad de palabras en inglés que los niños tienen que aprender hoy en día ha aumentado de forma exponencial respecto a hace 8 años, que es cuando empecé a ver esas agobiantes listas de palabras. Tened en cuenta que además del inglés como asignatura, los que atienden a colegios bilingües tienen además, ciencias, sociales, música y plástica en inglés, lo que significa muchísimas palabras que leer, recordar y escribir correctamente si quieren sacar unas buenas notas. Aprender todas esas palabras de memoria, como están haciendo actualmente es extenuante y seguramente no aumenta sus amor hacia la lectura o el inglés.

Este año voy a poner en práctica lo que aprendí en durante el curso con mis alumnos más jovencitos, los de 4, 5 y 6 años. Donde voy a dar clases? Cerca de la parada del metro Riós Rosas. Todos los lunes de 5 a 6, para niños de infantil, y de 6 a 7 para los niños de primer ciclo de primaria. Más informaciones aquí

Si queréis saber más sobre el método os aconsejo primero de echar un vistazo a la página de Jolly Learning y luego ir a uno de los cursos sobre el método Jolly Phonics que imparte Beki, que es una profesora genial y sus clases son dinámicas y muy entretenidas, exactamente como me gustan a mí 😉

Sobre el mismo tema os puede interesar también este post, este y este también.

-> Material recomendado de Jolly Phonics para empezar a leer

Más ideas y consejos  sobre como tu hijo puede aprender inglés están en mi libro, disponible en  amazon.es,  iBooks  y Kobo

–> I’d like to read this post in English

Save

Save

Leave a comment

Filed under Aprender a aprender, clase de infantil, Educación, English for Children, English for kids, Fun English, Inglés para niños, Phonics - fonética, reading skills - leer, writing skills - escribir en inglés